Make your own free website on Tripod.com
ESTAMPAS DEL SENDERO # 42

EN EL PASADO..............


Por el año 1968, en Monterrey, Nuevo León: la conferencia fue magnífica, impartida por el S.H.M. Dr. Jose Manuel Estrada, al finalizar Salió hacia fuera del salón con la multitud que solícita le preguntaba sobre sus inquietudes.

Cerca de el estaba una mujer con una caja de cartón vendiendo libros de las obras del Dr. Serge Raynaud de la Ferriere.La multitud se alejó y quedaron solos.
Los principios de la misión debieron ser muy difíciles, fue la primera vez que me encontré con estos personajes con quien en el futuro había de convivir tanto.

Siempre que en mis recuerdos aparece la imagen del hoy M. Rev. Gelong Carlota Castañeda de Estrada, la veo siempre activa, siempre amable apoyando sin reserva la misión del S.H.M. Dr. Jose Manuel Estrada.

Pendiente de sus compromisos, su alimentación, su vestimenta y de todo lo concerniente a la misión que realizó durante su existencia. Era como una sombra, como algo inherente a el.

Cierta vez en Monterrey, la hermandad le programó una plática con el público, y recuerdo que comentó el S.H.M. "voy a acercarme para escuchar la conferencia que va ha dar carlota, porque ella no tiene experiencia en este tipo de actividades", y se sentó entre el público como un espectador mas.

Ella siempre fue su gran apoyo, su complemento, su fiel y amorosa compañera, jamás desde que se unieron lo abandono.

En mi peregrinaje me encontraba el lunes 4 de junio Monterrey, después de una entrevista en el canal 28 de televisión de esa ciudad realizada por la mañana, le dije al R. Gag-pa Pablo Morales que me acompañaba: he sabido que se encuentra en Monterrey el M. Rev. Gelong Carlota Castañeda de Estrada, ¿podemos visitarla?

Nos dirigimos hacia el lugar, estaba sola, nos invitó a inscribirnos en una libreta que tenia para el registro de sus visitas. Conversamos brevemente, parecía tener su mente perdida en los recuerdos, le platiqué de mi misión y de mis sueños, esperanzas y anhelos, de restablecer la pragmática del S.H.M., a veces brillaban sus ojos, su figura era silenciosa, un poco inexpresiva.

Comprendo como se ha de sentir al ver los grandes giros que ha dado la gran obra de su amado Maestro. Pretendí dejar en su alma una esperanza, un sueño, me pareció que era llena de gracia como el Ave Maria. Solo llevaba conmigo una imágenes de los signos del zodiaco que había utilizado en diferentes tipos de ceremonias, solo pude obsequiarle eso, pero lo hice con todo mi amor.

Le hice una pregunta con respecto a que si recordaba lo que el S.H.M. me había manifestado y transmitido a través de ella "dice el Maestro que usted esta muy bien, pero que su esposa no lo apoya".

Se quedó mirándome en silencio como llevando su pensamiento a través del pasado.
Recuerdo la gran actividad que realizaba, su alegría, su rectitud, parecía incansable, que difícil era verla ahora en el estado que se encontraba.

¿Como levantar el animo de esa gran mujer que sin buscar recompensa y dejando todo sin voltear hacia atrás, sin temor a las dificultades y problemas acompañó a su Maestro en su misión, hasta los finales de su existencia?

Considero imposible describir el amor hacia su Maestro, pero debió ser algo muy fuerte, muy poderoso algo más allá que nuestra mente pueda concebir.

Ser la esposa de un Maestro de la talla del S.H.M. debió ser una tarea muy difícil, pero delicada y creo que solo un profundo amor cono el que ella le profesaba, le dio la fortaleza para el cumplimiento de su "gran misión.

Los destinos de ambos debieron ser programados inexorablemente por el plan cósmico del universo, mas allá de la voluntad y comprensión humana.

Considero que ellos nos han dado el verdadero ejemplo de "célula familiar".
Por situaciones que yo he sufrido en el acontecer de mi vida, cierta vez hace algunos años le pregunté como se dio el encuentro entre el S.H.M. y ella.

Después de una gira en que acompañamos al Maestro varias personas, me decía, el me llamó y me dijo: hermana voy a cumplir una fase de mi misión y quiero saber si usted acepta ser mi compañera.

Maestro, le contesté, Usted está rodeado de hermanas de mayor conocimiento, de mayor presencia que yo, dispuestas a seguirlo, yo no me puedo comparar con ellas.

Si, me contestó, pero yo no busco apariencias ni conocimientos, busco a quien tiene la iniciación y usted la tiene, entonces sin pensarlo, sin voltear hacia atrás, sin pensar en los comentarios, yo le seguí.

Con esto se cumplieron aquellas proféticas palabras expresadas por el M.S.M.A. Dr. Serge Raynaud de la Ferriere a su primer discípulo el S.H.M. Dr. Jose Manuel Estrada:

"su esposa no me gusta Estrada, su verdadera esposa lo espera en otro lugar".

Para la mentalidad ordinaria es muy difícil comprender estos extraños procesos que se presentan en cierta fase del sendero del iniciado.

Son experiencias diseñadas no por la mente humana, sino por la divina voluntad.
No existe poder humano que pueda impedir el cumplimiento de esa poderosa e inexorable fuerza del destino.

Acabamos de llegar de vacaciones, e iniciábamos nuestros trabajos después de una semana santa.

Cuando recibimos un mensaje del Sublime Hermano Mayor que nos comunicaba que deseaba que nos reuniéramos los integrantes de las logias blancas el miércoles próximo en el ashram interno de Coatepec Veracruz, de inmediato desde distintos puntos de la República, dejamos nuestras actividades para reunirnos con El según su deseo.

Al finalizar la reunión nos dijo: Carlota ha preparado unas hayacas Venezolanas para todos ustedes.

Todavía me parece ver al S.H.M. acompañándose de su cuatro (guitarra) entonar esa bella canción del Maestro Villareal. "Conocí a una linda morenita y la quise mucho..."
El corazón de un Maestro también siente, también ama, también llora.

Cuando fuimos consagrados con el grado de GURU, el día Primero de Mayo de mil novecientos noventa y nueve, por el Ven. Sat Arhat Domingo Días Porta, en el ashram del S.H.M en Zozocotla, Morelia, ella estuvo presente, fue como si la presencia de nuestro Maestro Estrada estuviera con nosotros.

Su amor de madre es para todos sin importar las diferencias existentes.
La madre es....
Pero ahora se encuentra sola, ojalá que su gran dolor de observar tantos aconteceres, haya cristalizado su corazón, para que ese profundo amor que siempre tuvo a su Maestro le revele su mensaje.

"siempre los he amado a todos"
Todos son el Hermano Mayor…

Con mi amor de maestro. PAX…


GURU Pedro Enciso Ruvalcaba

 

Nota: dirección del lugar donde se encuentra el M. Rev. Gelong Carlota Castañeda de Estrada.
"Unidad geriátrica de cuidados integrales, Santa Cecilia"
Hidalgo 1229 pte.
tel. 86-76-80-89 y 86-76-80-91
Monterrey, N.L. México