Make your own free website on Tripod.com

ESTAMPA DEL SENDERO (NO. 50)

Viaje a Facatativá

Desde las 4 a.m. el Rev. Euclides Hernández nos trasladó a la Cd. De Facatativá. Hermosos y coloridos folletos se habían distribuido por la ciudad de Factativá para invitar a la inauguración de "La Casa del Solo"Muiska de Kokativa "La cual fue preparada por la "Fundación Bachué".

La Respl Hna. Aida Contreras dedicó un gran espacio de tiempo y esfuerzo para participar con la Sra. Norma Lucía Camacho R. quien dedicó también un gran tiempo en realizar más de 30 cuadros y leyendas además de la hermosa decoración del lugar de la Fundación Bachué.

El programa fue muy variado, iniciamos los rituales en el parque cercano denominado "Piedras de Tunja". Lugar sembrado de enormes piedras sobre las cuales crecen grandes árboles los cuales para sostenerse extienden sus raíces por extensas áreas de las superficies pétreas.

Después de la variada práctica de disciplinas de la tradición en la cual participaron más de 40 personas nos dirigimos a la "Casa del Sol de Kakatativa" Facatativá significa en idioma muiska "Cercado fuerte al dinal de la llanura". Inicialmente purificamos con el turíbulo y aromático incienso el recinto en el cual celebramos la Ceremonia Cósmica. Después de bendecir los elementos al final de la Ceremonia se procedió a bendecir la Cas del Sol.

Disfrutamos de un xxxxxxx después del cual se hizo un recorrido por el lugar admirando las pinturas representativas de las leyendas en Muiskas.

Nos trasladamos a la casa de la Hna. Aida donde al estar haciendo disciplinas el aguador derramó su cántaro desde los cielos.

Un delicioso almuerzo preparado por todos durante el cual conversamos sobre diversos temas dió el toque final a la Celebración. Regresamos a Bogotá satisfechos de haber cumplido nuestra actividad.

Felicidades a la Sra. Norma Lucía Camacho R. y a la R. Hna . Aida Contreras Diaz, por la felíz realización de sus trabajos.

Gurú Pedro Enciso R.

El nacimiento de "Bachue"

"En los remotos tiempos del pueblo chibcha de los cuales no ha quedado sino el perfume de las leyendas. La planicie que hoy se ve no existía sino que solo había lagunas solitarias encerradas entre cerros, había los Lagos de Tinjacá y Hunza ya desaparecidos.

Nos cuenta la hermosa leyenda de Bachué que en una tibia y hermosa mañana primaveral, los nacientes rayos del sol se proyectaban multicolores sobre la brumosa lagunita de Iguaqué, incrustada como na rutilante gema entere la serranía. Bajo el suave calor del Astro Rey, pronto se disipó la niebla dejando al descubierto las límpidas aguas donde se reflejaba el intenso azul del firmamento.

El profundo silencio de la región de pornto se vió turbado por el alborozo de muchas aves de policromado plumaje, que cantando cruzaban por encima de la quieta linfa de la lagunilla, como anunciando la llegada de un acontecimiento del singular grandeza.

Extraño al contorno frío y desnudo de la vegetación, un aire suavemente cálido mecía las exóticas plantas y flores que circundaban la inmovibles aguas de Iguaqué.

De súbito las mansas y cristalinas aguas de la laguna comenzaron a estremecerse en suaves arrobamientos enviando los concéntricos círculos de sus olas, hasta el borde del remanso; anunciando una felíz aparición.

Las delicadas ondas se fueron tornando momento a momento en un sutil murmullo, se empezaron a escuchar en el ambiente gloriosos cánticos de alabanza.

De pronto se rompe la faz de la laguna y de sus entrañas fecundas comienza a surgir la imagen de una hermosísima y portentosa mujer, de cara y cuerpo de diosa, su cabeza era coronada por guirnaldas de flores sus turgentes senos irradiaban fulgores al deslizarse sobre ellos el agua de la laguna; sobre el entorno de sus caderas caían hilos de flores y el ambiente se cimbró ante la aparición de aquella inigualable belleza proveniente del Olimpo de los dioses.

Sobre el ambiente se irradia un delicado perfume. Había nacido Bachué.

Pero no venía sola, emergió también de las ondas de Iguaqué un hermoso infante que venía tomado de la mano de la diosa.

Caminaron sobre las aguas de la laguna y se internaron en el bosque snde un claro, construyó la diosa un seguro refugio para ella y el infante.

Transcurrió el tiempo y el infante creció se fue tornando en adolescente y después en hombre de lozana juventud.

Cuando hubo alcanzado la plenitud del vigor. Bachué lo contempló largamente y consideró que había llegado el tiempo.

Sobre la suave hierba llevó abundantes, hermosas y olorosas flores y llamó al joven rodeándole con sus delicados brazos lo acarició y principió a realizar el sagrado rito del amor.

Bachué con su consorte recorrían valles, montañas y praderas, poblándolas de numerosa progenie.

Instruyó a sus descendientes en el arte de tejer, construir viviendas y alimentarse sanamente y le enseñaba los mas delicados preceptos morales.

Al sentirse cansada por el paso del tiempo, sintió Bachué que su misión de promogenitora de la humanidad había sido cumplida, y transformándose en serpiente ella y su compañero se sumergieron en las profundidades de la laguna de Iguaqué frente de sus hijos y hijas de estos.

La laguna de Iguaqué se tornó sagrada y se convirtió en adoratorio de todas las generaciones.

Así narra la leyenda Chibcha, el orígen de la humanidad.

PAX…


Gurú Pedro Enciso Ruvalcaba.