Make your own free website on Tripod.com

 

ESTAMPAS DEL SENDERO 2.005 No. 4

Gurú Pedro Enciso Ruvalcaba

CARÚPANO, VENEZUELA

Son las 7:00 AM. Del lunes 14 de febrero el 2005, voy rumbo al la Cd. de Carúpano viajo en un autobús de la compañía Rodavías de Venezuela, el clima en el interior de estos autobuses siempre es muy frío.
Recordaba el día de ayer, cuando estuvimos reunidos en el departamento de los Reverendos Raúl Pachón Aristisábal y Paola Rivas Luzardo, en una animada fiesta. Después de haber realizado la Ceremonia Cósmica, un Resp. Gegniàn experto en tocar el cuatro y demás instrumentos de cuerda animó la reunión con sus ritmos y canciones.
Disfrutando de deliciosos manjares, se entonaron canciones mexicanas, ritmos venezolanos y canciones llaneras, ¡que fraternidad!
El pasado viernes viaje desde la ciudad de Guayaquil, Ec. Hacia la Cd. de Caracas, Ven. el M. Reverendo Gelong Félix Oñate Gallegos, y su Resp. Sra., quienes me hospedaron en Guayaquil, me transportaron de mañana al aeropuerto.
Los pueblos y paisajes del caribe venezolano son todo un espectáculo.
Las gentes son en general sencillas y amables, abundan las esbeltas mulatas y los paisajes se pintan de un intenso verdor y del colorido del trópico.
El autobús bordeaba las costas del golfo de Cariaco.
A veces se veía el mar cuando se asomaba entre los ramajes de los árboles y de las palmeras y se observaba su inmensidad entre los claros que se iban apareciendo durante el camino.
Grupitos de casas se adornan con el rojo intenso de las trinitarias y demás flores de varidos colores, el verdiazul del mar a veces se tornaba en azul intenso que se prolongaba hasta el final del horizonte. Pasamos por muchos poblados y ciudades disfrutando el paisaje hasta llegar a la ciudad de Carúpano.

No estuvo de más una visita al ven. Sat Arhat Alfonso Gil Colmenares

El Embrujo Del Caribe.

Hace varios años escribí una estampa de sendero que denominé "Al Oeste del Paraíso" narrando la belleza de un hermoso lugar denominado las Posas Azules donde me llevaba la hermandad a pasar los días del Carnaval.
Pues bien en esta ocasión la Resp. Sra. Myriam Sánchez haciendo un espacio en sus múltiples actividades nos invitó a recrearnos en un mágico lugar denominado Hacienda Agua Sana, después de realizar la Ceremonia Cósmica y asistir a una entrevista en el Diario de Sucre y otras actividades, el Resp. Gegnián Guerrino Montoya, Deyanira Villaroel, su hijito y el Gurú partimos en el vehículo de la Sra. Myriam hacia el mencionado lugar.
El recorrido se disfruta de principio a fin, el verdor intenso se extiende a los lados del camino y es producido por la gran variedad de plantas y la diversidad de árboles y palmeras.
El lugar esta lleno de posas circulares cubiertas de aleros y palmeras al estilo de las churuatas, el agua tiene diversas temperaturas desde más de los 40º.C. hasta irse transformando en tibias.
Hicimos el recorrido pasando por las posas, el Sol fulguraba intensamente contrastando con las primeras horas de la mañana durante las cuales hubo nublados y lluvias.
Al regreso después de estar sumergido en las cálidas aguas provocaba dormirse en el vehículo que nos transportaba de regreso.
-Maestro- dijo el Resp. Hno. Guerrino: ¿no quiere echarse un camaroncito?
-¿Cómo? La dije, usted bromea sabe que soy vegetariano.
-Bueno pues yo si me lo voy a echar y se recostó placidamente en el vehículo.
Para los habitantes de estas regiones del caribe el camaroncito consiste en darse una pequeña dormidita aprovechando alguna circunstancia.

Con los Rvdos. Gagpas Euclides Hernández y Hernando Contreras de Bogotá Colombia

Río Caribe.

Hace varios años (cuatro) estuve en esta ciudad coincidiendo con la presencia de la Resp. Svamy Silvereen Mongrú, en la posada Villa Antillana, ambos nos colocamos uno frente al otro y rodeados de diez personas hicimos un ritual para evitar la llegada de un fuerte terremoto que estaba pronosticado, los habitantes del lugar ya estaban preparando refugios ante la inminente llegada de este fenómeno, Aún no ha ocurrido nada hasta el Sol de hoy.
Tuve el gusto de convivir con la Hermandad de este lugar, después de la Ceremonia realizada en la Posada Villa Antillana, asistimos a una entrevista radiofónica.
Que agradable es ver el resurgimiento de este lugar, al cruzar la placita descendió la lluvia.
-Maestro: me dijo el Resp. Hno. Guerrino: aquí hay una señora que desea que le de curación
-Al verla le dije mire yo ya no estoy dando curación pero dígame que la pasa apara ver si le puedo ayudar
Me comentó que le dolían las articulaciones, la cintura, las piernas, etc.
-Bueno, le dije practique yoga, elimine las leguminosas, tome jugo de pepino y no coma ni queso ni carnes.
Con una mirada maliciosa me preguntó:
-¿Ni del maruto para abajo?
-Mire, le dije no se que significa maruto pero en todo caso me refiero a carnes de origen animal
La plática en al Museo de Carúpano se prolongó hasta la noche, hubo variadas preguntas.
En el Caribe todo conspira para despertar los sentidos a la sensualidad: las esbeltas palmeras estiran sus cabelleras al sentir las caricias de los sutiles dedos el viento.
Por el camino a Playa Patilla nos detuvimos a mitigar el intenso calor saboreando las frescas y dulces aguas de los cocos dorados.
La Resp. Hna. Lizbeth Milano nos invitó a visitar amplia y hermosa casa ubicada frente a la playa. Desde su mirador se contempla la hermosa extensión del Océano adornado con islotes de exuberante vegetación.
Como disfrutamos de los majares que nos hubo preparado, la piña madura, trozos de lechosa y mango y la deliciosas bolitas de harina dorada bañadas con miel de caña.
Entrar al mar era irresistible, al atardecer me zambullí en las tibias aguas y quedé flotando remecido solo por el paso de las olas, ahí permanecí tranquilo durante algún tiempo, olvidándome del tiempo y del espacio.
Después de caminar por las doradas arenas de la playa donde se descargan las tensiones y se recibe la energía de la ionización negativa generada por los iones que se producen con la brisa del mar, me puse a meditar frente al océano, contemplándolo, las olas llegaban hacia mi suavemente. Sentí un profundo agradecimiento al Creador, al mar, al viento y al Sol y a los seres que me daban la oportunidad de disfrutar tanta belleza y retomar energía para seguir cumpliendo mi misión.
Las Resp. Hnas. Mary, Rosy y Roseny se acercaron para señalarme un hermoso arco iris que apareció a mi diestra durante la meditación.
Al despedirme la Resp. Hna Deyenira me preparó un itacate de panes integrales que ella preparó, unas grandes obleas de yuca llamadas casabe y diversos dulces y frutas para el viaje de regreso a la Cd. de Barinas.
Manifiesto mi agradecimiento a todos al Hermano Guerrino, Lizbeth Milano, Alido Hernández, Deyanira, Pablo, Mary, Roseny, Ismeris y demás personas de quienes recibí su apoyo durante mi permanencia en la Cd. de Carúpano.

Luz para todos.

Con mi amor de Maestro

P A X . . .

Gurú Pedro Enciso Ruvalcaba.