Make your own free website on Tripod.com

VIVENCIAS DEL PASADO 4


In ilo tempore.

Cuando estuve en la Cd. de Monterrey, N.L. tuvimos la noticia de la visita del Sublime Hno. Mayor DR. José Manuel Estrada.
Habíamos hecho las gestiones para que el impartiera una conferencia en la parte baja del Antiguo Palacio Municipal de esta ciudad.

Un día antes de que se llevara a cabo esta actividad se recibió una llamada anónima en la Casa Sede que nos amenazaba con que si el Sublime Hermano Mayor daba la conferencia lo iban a victimar, los Hnos. me localizaron para comunicarme esa información.

-¿Qué hacemos? me preguntaron.
- Llamen a la policía e informen lo referente a esta amenaza y soliciten su protección, les indiqué. Después de haber transcurrido algún tiempo el S.H.M. salió de su habitación, al verlo me apresuré a encontrarlo.

-Venerable Maestro- le dije -hemos recibido una amenaza anónima en la cual nos dicen que si usted lleva a cabo la actividad de mañana en la noche en el Antiguo Palacio Municipal lo ejecutarán.

-¿Y que hiciste?- me preguntó.

-Pues informe a la policía de este asunto para solicitar su protección.

-¿Te asustaste?- me preguntó.

-Bueno Maestro como dice el dicho mexicano "pa´ los toros del jaral, los caballos de allá mesmo"

Observé que el permaneció inmutable, su rostro se veía feliz y tranquilo.

A la mañana del día siguiente, estábamos platicando con Él afuera de la casa sede, de La Gran Fraternidad, Línea Solar de la calle de Urdiales 700, en la esquina de ésta se encontraba una frondosa higuera, entonces le dije:

-Maestro este año no dio frutos la higuera
-Tenias que salir con tus cosas- me contestó

-Bueno, Maestro es que estamos tan contentos y felices con su Presencia que hice este comentario para buscar equilibrio, ¡que manera de pensar!, comentó- enseguida preocupado le dije -Maestro hemos hecho todo lo posible para darle la grata sorpresa del desarrollo que hemos obtenido; en la zona norte y noreste de la República mexicana, pero no hemos logrado presentarle algo mejor.

Él me contestó: no, miren, ustedes están muy bien, los que me presentan grandes problemas son los que portan los grados mayores de nuestra Institución, los de arriba.
Le vi. cambiar su semblante de la alegría a una profunda preocupación y se dirigió a la entrada de la casa y subió a su habitación.

Cierta vez el nos dijo: "Recuerden esto, un Cristo tiene que ser crucificado entre dos ladrones".

El Antiguo Palacio Municipal de Monterrey tiene cuatro grandes arcos que dan tres de ellos hacia las calles circundantes y el otro arco se encuentra frente a la Plaza Hidalgo. En el interior, había gradas colocadas arriba de estos arcos; en el centro se encontraba el estrado donde el Sublime Hermano Mayor daría su conferencia, de esta manera quedaba expuesto a que a través de cualquiera de los arcos podía ser blanco de un posible ataque.

Al finalizar la conferencia hubo muchas preguntas del público. Al salir se presentó ante Ël un Hermano portando su cruz de Medio-Gegnián llamado Juan Hernández.
-Maestro- le dijo quejándose -me han suspendido de mi escuela-.

Como me encontraba cerca de el me llamó y me dijo:

-Explícame esto

Le dije -aquí se encuentra su director, el conoce mas los detalles de esta sanción.
El director dijo Maestro, es que este Hno. comete robos, se asoma a los baños del Instituto de Yoga cuando las alumnas están desnudas y cuando ellas hacen su yoga toca sus cuerpos con el pretexto de corregir sus posturas.

El Maestro le dijo al Hno. Hernández: "Mira no me crucifiques; tu dices una cosa pero me volteo para acá y haces otra.".

El Hno. Hernández se retiró y nos dirigimos a la Plaza Principal, donde el grupo denominado Amigos del Tango tocaban y entonaban sus melodías.

Con mi amor de Maestro

P A X . . .

Gurú Pedro Enciso Ruvalcaba